Inteligencia artificial y Big Data: el futuro de los negocios

Todos hemos escuchado hablar del Big Data: el amplio conjunto o combinación de datos que responde cada una de las preguntas que los corporativos tienen de sus negocios y clientes. Sin embargo, su volumen, variabilidad y velocidad vuelve al Big Data complejo de gestionar y analizar manualmente, lo que puede evitar que compañías menos versadas en la tecnología lo utilicen en sus estrategias. Pero, con el avance de la inteligencia artificial (IA), el panorama está cambiando.

 

Inteligencia artificial y Big Data, la mancuerna ideal

La inteligencia artificial y el Big Data han estado en nuestras vidas desde hace tiempo; las personalizaciones de contenido que Facebook, YouTube y Netflix ofrecen, son gracias a esta integración tecnológica.

 

Pese a que cada uno de estos sistemas tecnológicos son grandiosos por sí mismos, el uno no puede existir sin el otro. ¿Por qué?

 

  • El Big Data contribuye a la optimización y evolución de la inteligencia artificial. Igualmente, ayuda a que haya una mejor relación costo-beneficio para que más empresas decidan invertir en IA.
  • Gracias a la inteligencia artificial, los análisis de marketing son más rápidos, detallados y precisos. Para que esto funcione adecuadamente, la IA necesita una enorme cantidad de datos sobre el estilo de vida y comportamientos de los consumidores, es decir, el Big Data.
  • La información proporcionada por el Big Data hace posible que la IA pueda responder a las preguntas de los usuarios en los motores de búsqueda, cada vez de manera más específica.

 

La transformación inteligente de la industria de seguros

La industria de seguros no es ajena a la transformación digital. Tal como se discutió en el primer Encuentro Digital de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), hoy es el momento perfecto para apostar por la digitalización y renovación del sector.

 

El Big Data y la inteligencia artificial tienen el potencial de reconfigurar a la industria de la siguiente forma:

 

  • Al entender mejor las conductas, estilo de vida y necesidades de las personas, se optimiza la evaluación de riesgos y la suscripción a los productos.
  • La personalización es una cualidad que la gente busca al contratar un servicio o producto, en especial la generación millennial y sus sucesoras. Con la IA y el Big Data, las aseguradoras pueden monitorear las conversaciones alrededor de sus productos y rediseñarlos, según sea conveniente.
  • A través de los chatbots y los asistentes virtuales, las compañías de seguros pueden ofrecer atención 24/7 a los usuarios que tengan dudas acerca de sus pólizas o deseen adquirir un producto por primera vez. Asimismo, estas herramientas pueden agilizar el trabajo de los agentes ante el reclamo de un siniestro.

 

Tal como hemos aprendido en este 2020, la digitalización es el paso que todos los sectores deben implementar en sus operaciones. Si bien el costo de estos sistemas es alto, entre más diversificación haya, más accesibles serán.

 

 

 

Fuentes:

 

Analytixlabs, mayo 2020

Brandwatch, noviembre 2018

Entrepreneur, mayo 2020

 

 

 

 

leave a reply