Jóvenes, las principales víctimas de accidentes viales

Los distractores, el exceso de velocidad y el uso de sustancias nocivas son los motivos principales de los accidentes entre los conductores jóvenes, factores de riesgo que cobran diariamente la vida de 22 personas de entre 15 y 22 años, los cuales representan 35% del total de los accidentes viales que anualmente suceden en México.

 

Aún cuando todos los grupos de edad suelen cometer infracciones de tránsito, existen ciertas tendencias que se encuentran mayormente ligadas a los conductores jóvenes. Los distractores y la dependencia en exceso de las tecnologías y dispositivos móviles a la hora de conducir, son una de las causantes que más cobran vidas entre los adolescentes y puede ser, en algunos casos, incluso más riesgosa que conducir bajo los efectos del alcohol o el exceso de velocidad.

 

De acuerdo con los estudios realizados por el Centro de Investigación y Seguridad Vial CESVI en 2019, realizar una llamada telefónica aumenta 4 veces el riesgo de sufrir un accidente, este riesgo se duplica al enviar un mensaje de texto, ya que contestar o realizar una llamada requiere entre 5 y 10 segundos, si el conductor va a una velocidad promedio de 80 km/h, se pueden recorrer entre 111 y 222 metros sin un control adecuado del vehículo.

 

A pesar de que la motocicleta es el transporte vial con mayor índice de sucesos mortales, que un joven maneje un automóvil con otros pasajeros de edades similares puede aumentar hasta en 50% las probabilidades de sufrir un accidente, y según informó el INEGI en 2019, los accidentes de auto son la segunda causa de muerte en adolescentes mexicanos.

 

Estimaciones de la AMIS señalan que ocurren 2.8 millones de choques al año, los cuales cuestan, además de la pérdida de irreparables vidas humanas, más de 150 mil millones de pesos al país, lo que equivale a 1.7% del Producto Interno Bruto (PIB).

 

En estas estadísticas se destaca el hecho de que en México sólo 3 de cada 10 vehículos que circulan diariamente cuentan con un seguro de protección a víctimas viales, es decir, de responsabilidad civil o daños a terceros, por lo cual existe una alta probabilidad de que el conductor no pueda responsabilizarse por los daños que ocasione.

 

Pese a que en 17 estados de la República Mexicana es obligatorio tener una póliza de seguro de auto y desde 2019 la póliza con cobertura de Responsabilidad Civil es obligatoria para transitar en todas las carreteras y autopistas nacionales, “sólo 30% de los automóviles que circulan en nuestro país, cuentan con una póliza, por lo que considero relevante recalcar que el seguro es un mecanismo financiero para hacer frente a todas las responsabilidades que tenemos como conductores de vehículos”, informó Recaredo Arias, director general de la AMIS.

 

Tan sólo durante el primer trimestre de 2019, las aseguradoras pagaron cerca de 42 mil millones de pesos por accidentes viales, con un costo promedio de 25 mil pesos cada uno; sin embargo, se presentaron casos mucho más severos con pérdidas de hasta 4 millones de pesos.

Ante este panorama, Arias enfatizó la necesidad existente en nuestro país de que cada auto que se encuentra en circulación cuente por lo menos con una póliza de seguro básica.

 

“Es importante que tomemos conciencia de la importancia de protegernos y cuidar de nuestro patrimonio a través de un seguro con la cobertura básica, que es la de Responsabilidad Civil, cuyo costo, en promedio, puede ser entre los 800 y los mil 500 pesos (anuales)”.

 

 

Fuentes:

AMIS Prensa, 30 de julio 2019.

AMIS Prensa, 27 de noviembre 2019

CESVI México, marzo 2020.

CESVI México, octubre 2019.

CESVI México, octubre 2019.

 

leave a reply