Banxico y CNBV buscan mantener la fortaleza del sistema financiero

El Banco de México (Banxico) redujo una vez más la tasa de interés, en esta ocasión a 4.25%, mientras que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) dio un nuevo respiro a personas y empresas de sus obligaciones crediticias. Esta medida ayudará a resguardar el patrimonio de los deudores que se han visto afectados económicamente por la pandemia, sin embargo, las entidades bancarias no están obligadas a hacerlo si consideran que no se adecúa a las necesidades de su cartera de clientes.

 

El objetivo de estas iniciativas es responder a los desafíos de la COVID-19 y estabilizar la economía nacional.

 

El plan de la CNBV y la Secretaría de Hacienda

Por su lado, la CNBV y la Secretaría de Hacienda emitieron nuevas medidas de alivio temporal para las distintas modalidades de crédito, dado que las acciones de la primera fase están a punto de expirar.

 

Las medidas son:

 

  • Reestructuración de pagos hasta a 60 meses, para usuarios de tarjetas de crédito afectados por la COVID-19, lo que refleja 25% de reducción en los pagos.
  • Un monto menor de reservas específicas, al acordar la reestructura de un crédito con un cliente.
  • Reconocer como reservas adicionales a las reservas específicas que se liberen por la reestructuración de un crédito.
  • Consentir un mayor capital regulatorio, tomando en cuenta las reservas adicionales como parte del capital complementario.
  • Disminuir los requerimientos de capital por riesgo de crédito, de manera asertiva.

 

Además, la CNBV anunció las siguientes iniciativas para promover la inclusión financiera y respaldar la economía personal:

 

  • Extensión del uso del buffer de capital hasta el 31 de diciembre de 2021.
  • Ampliación de los requerimientos de liquidez hasta el mes de marzo de 2021.
  • Expansión de la regulación que habilita a las personas morales la apertura de cuentas y la contratación de créditos, sin necesidad de acudir directamente a la sucursal.
  • Eliminación de límites establecidos para la adquisición de créditos y apertura de cuentas, especialmente de aquellas cuentas de identificación simplificada consideradas de bajo riesgo para las Sociedades Financieras Populares (Sofipo) y las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (SOCAP).

 

El siguiente paso para los bancos es analizar detalladamente las instrucciones de la CNBV y, a partir de allí, contabilizar cuántos acreditados tienen de acuerdo a los aspectos regulatorios indicados por la circular. No obstante, estas facilidades no son de carácter obligatorio.

 

Así lo declaró la Asociación de Bancos de México (ABM), la cual también estima que la mayoría de los clientes no tendrá la necesidad de ampararse por segunda ocasión.

 

De acuerdo con Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM, los nueve millones de créditos que se respaldaron con el primer programa de diferimientos representan sólo 22% de la cartera total de la banca y, añadió, la mayoría de ellos no han solicitado otra reestructuración.

 

Alejandro Díaz de León, gobernador de Banxico, celebró la segunda fase del plan de la CNBV y afirmó que contribuirá a mitigar las consecuencias de la COVID-19, ayudando a preservar la fortaleza del sistema financiero.

 

 

Fuentes:

24 Horas, octubre 2020

El Economista, septiembre 2020

El Financiero, septiembre 2020

El Universal, septiembre 2020

Forbes, septiembre 2020

Milenio, septiembre 2020

 

 

 

leave a reply