Huracanes llegan entre la pandemia y la falta de una cultura de seguros

Previo al arranque de la temporada de huracanes, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), pronosticó hasta 19 tormentas con nombre, entre ellas, Arthur, Bertha, Cristóbal, Hanna, Laura, Omar y Vicky. Este año este fenómemo natural se presenta en medio de la pandemia por el nuevo coronavirus, lo que representa un reto aún mayor en materia de respuesta ante las eventualidades.

 

Según información del profesor e investigador del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Ángel Terán, esperan que al menos 32 ciclones tropicales atraviesen los océanos Pacífico y Atlántico, de los cuales cuatro a seis podrían convertirse en huracanes y alcanzar la categoría 3 o superior, basándose en la escala de Saffir-Simpson.

 

Hasta el momento, la tormenta Cristóbal ha provocado que la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC) haya emitido la Declaratoria de Desastre Natural en 75 municipios de Yucatán. Las pérdidas en cifras alcanzaron aproximadamente más de 5 mil 422 millones de pesos.

 

Aunque se esperaba que la tormenta Cristina se volviera un huracán de categoría 1, finalmente se alejó de las costas mexicanas y sólo dejó a su paso lluvias dispersas y un oleaje de dos a tres metros de altura en Baja California Sur.

 

Además de Cristóbal y Cristina, otras tormentas tropicales que han golpeado al país son Amanda y Boris.

 

Tal como ha venido ocurriendo desde hace varios años, los especialistas indicaron que las tormentas de este 2020 serán más intensas que las vividas en 2019. A pesar de las advertencias y pronósticos, sólo 4.5% de los hogares están protegidos contra una catástrofe natural.

 

Tomando en cuenta que 31% de la población mexicana está expuesta a un desastre patrimonial y que en 2018 se registraron daños por 4,633 millones de pesos en riesgos hidrometeorológicos, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) destaca la importancia de concientizar a los particulares y empresarios sobre la necesidad de contar con un mecanismo de protección.

 

No obstante, la falta de una cultura de seguros no es lo único que ha perjudicado a los mexicanos en 2020: la pandemia también ha incidido en el panorama.

 

Los ciclones llegan en medio de una pandemia que ha provocado recortes del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), los cuales, de acuerdo con Dolores Padierna, diputada federal de Morena, eran necesarios para afrontar los costos por COVID-19.

 

Pero las circunstancias económicas no son el único factor perjudicado por la contingencia. Los refugios también han tenido que adoptar medidas extraordinarias para asegurar el bienestar de las personas y prevenir contagios.

 

Para ello, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) adaptó las instalaciones para separar a los grupos vulnerables, como personas de la tercera de edad o con padecimientos crónicos.

 

Dado que se necesita mantener la sana distancia y un ambiente sanitizado continuamente, el organismo ampliará de 846 a 1,000 espacios para tener la capacidad suficiente y dar albergue a las personas damnificadas.

 

La temporada de huracanes comenzó oficialmente el pasado 1 de junio y terminará el último día de noviembre.

 

 

Fuentes:

ABC Noticias, julio 2020.

CNN en Español, junio 2020.

El Economista, junio 2019.

Forbes, septiembre 2019.

Milenio, junio y julio 2020.

Imagen Radio, junio 2020.

Infobae, junio y julio 2020.

leave a reply