La Inteligencia Artificial revolucionará la industria de los seguros

Desde los chatbots a las pólizas on demand, la inteligencia artificial (IA) promete revolucionar la industria de los seguros, mejorando el servicio al cliente, aumentando la eficiencia de atención al siniestro, proporcionando mayor comprensión de las necesidades de los consumidores y previniendo el fraude, según GlobalData “la Inteligencia Artificial será crucial para las aseguradoras después de la COVID-19”.

Ante el panorama actual y las necesidades del mercado en los últimos años, la digitalización ha sido una de las prioridades de todas las empresas en todas las ramas de la economía. Sin embargo, a partir de la crisis sanitaria, esta búsqueda ha sufrido una aceleración importante, propiciando que diversas compañías de seguros hicieran de la inteligencia artificial una inversión clave para apalancar su éxito en el futuro.

Según la Encuesta Trimestral de Tendencias Tecnológicas que elabora la empresa de análisis GlobalData, 67% de las empresas de la industria de seguros a nivel mundial ya utilizan alguna forma de IA y 90% del sector cree que la IA tendrá una influencia disruptiva en la industria.

Hasta el momento, la inteligencia artificial ha sido utilizada por las aseguradoras para la predicción de riesgos, la tarificación inteligente, la mejora de capturación y onboarding de clientes, el análisis de comportamiento y perfil de los asegurados y la detección de siniestros fraudulentos. Sin embargo, una de las principales metas para el sector asegurador es lograr la personalización en la experiencia del usuario a través de la IA, mediante proceso de aprendizaje automático y con base en las preferencias de los clientes potenciales.

Es por ello que una de las mayores apuestas se ha concentrado en el desarrollo de chatbots o aplicaciones de mensajería que logren una comunicación interactiva y personalizada, semejante a la conversación que se tendría con una persona de servicio al cliente o representante de ventas, pero a una escala mucho más rentable que los centros de llamadas.

Asimismo, de acuerdo a la revista Empresarial y Laboral, otro objetivo importante de la aplicación de inteligencia artificial en la industria de los seguros es que, además de nutrir y potenciar las interacciones entre empresa-cliente, se cree un proceso amable de búsqueda, cotización y compra, se brinde acceso a datos en tiempo real y se eficientice la atención y administración de riesgos, es decir, que se logre acortar el tiempo de atención y resolución de siniestros.

Actualmente existen al menos 20 compañías que se destacan como Insurtech y que trabajan con un modelo de análisis de imágenes de IA para verificar el estado del vehículo, analizar el siniestro y estimar costos. Éstas usan herramientas de prevención de siniestros que se basan, a través de aplicaciones, en cómo maneja el usuario y brindan la posibilidad de activar pólizas on demand, si el cliente se encuentra circulando en zonas consideradas peligrosas.

Estos modelos on-off aún se encuentran en etapas experimentales, pero con ellas los clientes pueden activar y desactivar coberturas de una póliza según sea la necesidad en ese momento.

Finalmente, otro de los beneficios más importante de la IA para la industria aseguradora es mejorar la prevención y detección de reclamaciones fraudulentas, tal como lo explica el informe de GlobalData: “Aunque la aplicación de IA es amplia y puede usarse en diferentes áreas de la cadena de valor del seguro, se espera que las inversiones en esta tecnología se centren en acelerar las reclamaciones y detectar el fraude”.

A través de estas iniciativas, las compañías de seguros en todo el mundo buscan utilizar la tecnología con el fin de mejorar y exceder las expectativas de los usuarios, desde la evaluación de su perfil de riesgo hasta el momento de atender un siniestro, pero, sobre todo, trabajar para transformar el modelo de “reparar y reemplazar” por uno mucho más completo que se base en “predecir y prevenir”.

 

Fuentes:

AND del seguro, julio 2020

Sistran, febrero 2020

Iproup, octubre 2020

Revista Empresarial y laboral, marzo 2020

Chubb, enero 2020

leave a reply